¿Menos envases? Ayuda a disminuir tu huella

Desde pequeños, venimos escuchando que cuando visitemos un lugar en la naturaleza los dejemos igual que lo encontramos. Recoger cualquier lata, papel, plástico y resto de basura nos parece un gesto normal y necesario. ¿Por qué no hacemos lo mismo como sociedad? En este artículo vamos a hacer una pequeña reflexión sobre cómo podemos reducir el uso de envases y ayudar con ello al medio ambiente y a nosotros mismos. Es uno más de los artículos que pretendemos hacer en relación con el desarrollo sostenible, en este caso hablando de las 3 Rs, «Reducir, Reutilizar y Reciclar».

Nuestra huella en envases

Un envase de yogur, bricks de leche, de zumo, botellas vacías de agua, etc, etc… Cada familia genera diariamente decenas de contenedores plásticos, bolsas y envoltorios que acaban en un dudoso contenedor de reciclaje. Algunos se reciclan, otros no. Se dedican ingentes cantidades de dinero pero no está claro que esa sea la solución al problema de los envases. Es cierto que este contenedor es necesario y que debemos tratar de reciclar la mayor parte de los plásticos que producimos, pero… ¿qué te parecería si no usáramos esos envases en primer lugar? En este artículo vamos a daros algunas ideas que puedes aplicar en tu día a día para colaborar con el medio ambiente y, ya de paso, ahorrar y hacerte la vida más sencilla. ¿Qué te parece como propuesta?

Reducir, reutilizar, reciclar… ¿qué tal repensar antes de comprarlo?

Tu conciencia

Ideas para reducir los envases en tu vida

A continuación, contando con la ayuda de nuestros lectores, hemos elaborado una lista de ideas para reducir nuestra huella de envases. Algunas pasan por no comprarlos, otras por comprar en grandes cantidades y también, cómo no, comprar algunos envases que nos acompañen durante años en lugar de los de usar y tirar.

Jabón en pastillas

¿Recuerdas la pastilla de jabón? Tal vez seas algo más joven y no hayas tenido la posibilidad de verla. Otrora presente en todos los lavamanos, duchas y bañeras, ahora se encuentra relegada en su mayor parte a un elemento decorativo de los baños, porque es bonita y huele muy bien. Sin embargo, creemos que es el momento de recuperarla.

Compra pastillas de jabón en lugar de jabón líquido. Una pastilla de jabón viene en un envoltorio de papel, y te durará varias veces más que el jabón líquido para lavarte las manos. Empléala también en la ducha para lavarte el cuerpo, pues el resultado es el mismo que si usaras un gel, y hay pastillas con todo tipo de aromas. Con esto, conseguiremos reducir el número de envases, pues cambiarás varios envases al año de lavamanos y gel de baño por unas pocas láminas de papel de envoltorio. Como beneficio adicional, ¡descubrirás que las pastillas de jabón son mucho más económicas que el gel!

Detergente en polvo

Al igual que con el jabón de baño, el clásico detergente en polvo en cajas o tambores ha sido sustituido por un detergente líquido más o menos concentrado. El detergente líquido viene diluido en agua, que tiene un peso. Todo ese peso hay que transportarlo hasta el punto de venta. ¿Sabes decirme quién paga por ello? Efectivamente, tú. Aunque en este caso las diferencias de precio no están tan marcadas, sí puedes encontrar cajas grandes por muy poco precio por dosis. Por si fuera poco, cada vez que compras detergente líquido viene en un bote de plástico bastante grueso para evitar derrames. ahí tienes un envase que se genera de forma regular en millones de hogares. Millones de envases de plástico cada mes en tu país en lugar de envases de cartón reciclable. Y limpian igual.

Agua de abasto

La mayoría de las poblaciones disponen hoy en día de agua potable. Es cierto que en muchos casos no tiene un gran sabor, y que en algunos casos no te puedes fiar al 100% de que el agua de abasto sea potable, pero existen múltiples productos en el mercado que te permitirán filtrar el agua para que sea de la mejor calidad y tenga mejor sabor. Además, el agua del grifo es muchísimo más económica que el agua embotellada. Hablamos de CIEN VECES más económica, ¿sabías que pagas cien veces más por el agua embotellada? Si tiene la misma calidad, es más económica y no supone el uso de ningún envase no retornable, ¿cuál es nuestra excusa para no emplearla? Deja de comprar botellas y garrafas que generan diariamente millones de toneladas de residuos innecesarios, además del coste energético que supone fabricar las botellas y garrafas, embotellar el agua, transportarla hasta los puntos de distribución, llevarla a tu hogar y deshacerse del envase. ¿Todo esto para qué? Ya tienes una infraestructura que lleva constantemente agua a tu casa. Incluso si pagas por un sistema de filtrado, un pequeño cálculo de tu consumo de agua te hará darte cuenta del ahorro que supone anualmente dejar de lado el agua embotellada.

Yogures

¿Sabías que puedes hacerte tus propios yogures? Con unos vasitos de cristal, una yogurtera y leche podrás hacerte tus propios yogures, que además de ser más económicos no tendrán las grandes cantidades de aditivos y azúcares que les ponen en la industria. Tendrás yogur siempre disponible, sin envases que tirar, que podrás decorar y endulzar a tu manera, sabiendo lo que te estás comiendo y sin necesidad de dar viajes al supermercado. Y sí, como en otros muchos apartados de esta lista… ahorrarás dinero frente a los desorbitados precios de los yogures comerciales. Nos parece de chiste que un yogur normal, con una cucharada de mermelada en el fondo, cueste lo mismo que un litro de leche y un bote de mermelada. La elección está más que clara. ¿A qué esperas?

Pan

¿Y qué decirte del consumo de pan? Si bien en este apartado tenemos el corazón dividido, pues las panaderías nos ofrecen una variedad de sabores, olores y texturas incomparables… a la hora de hacer sándwiches para los niños, ¿qué te parecería hacer tu propio pan? Es bastante más económico comparado con el pan de panadería. Por supuesto, no lo podemos comparar con el pan de molde industrial, pero a poco que leas los ingredientes sabrás por qué el tuyo merece la pena.

Aceite a granel

¿Para qué comprar veinte botellas de aceite al año? Comprar el aceite a granel en garrafas es mucho más económico, además puedes usar una aceitera de cristal que le dará estilo a tu cocina, y reducirás por veinte tu huella ecológica, sencillamente planificando por adelantado la compra de este producto. Además, tiene unas condiciones de conservación muy buenas, así que no es muy probable que se te estropee aunque compres grandes cantidades del mismo. Y si conoces al proveedor, es posible que incluso puedas reutilizar los envases grandes para la próxima vez, en lugar de acabar tirados en el contenedor.

Lavavajillas a lo grande

Compra un bote de lavavajillas gigantesco. El más grande que encuentres, compite con tus amigos a ver quién tiene el bote de lavavajillas más grande, ¡5 litros, 10 litros!. Luego compra un dosificador de jabón líquido, e introduce el lavavajillas que quepa dentro. El resto lo guardas para rellenar. Habrás ahorrado dinero al comprar un bote más grande, y acabas de descubrir que es muy cómodo dosificarlo de esa manera. Te durará tanto como quieras, pues no es un producto que se estropee. Y habrás colaborado a reducir el número de envases que se emplean.

Hazte tu propia cerveza

¿Cuánta cerveza consumes? ¿Sabes la calidad de sabores y matices que puedes obtener haciendo tu propia cerveza? ¿Y prácticamente por el mismo precio? Investiga un poco y empieza en este mundillo que te dará un montón de alegrías a la vez que reduces el consumo de envases, porque vas a empezar a hacer kegs de 25 a 50 litros en lugar de llenar el contenedor con envases y envases de latas o cristal.

¿Qué te ha parecido nuestra lista de ideas para reducir envases? Aplicándolas todas, hay un montón de plástico que no se va a fabricar, generar ni acabar en el contenedor. Y esto es solo el principio. ¡Ayúdanos a cambiar el mundo con tus ideas en los comentarios!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *