El dinero no da la felicidad

El dinero, esa forma de intercambiar bienes que comenzó en el trueque, pasó por la sal, las primeras monedas y ahora abarca cada rincón de la economía mundial… ¿Es posible que dé la felicidad? Rotundamente no. Entonces, ¿qué papel juega en ella? Hablaremos un poco sobre cómo el poderoso caballero influye en nuestra percepción de una vida feliz.

No nos engañemos: es necesaria una cantidad mínima de dinero para ser feliz. En esta sociedad, la moneda de cambio es la única que podrás utilizar para obtener la mayoría de bienes y servicios mínimos, tales como la sanidad, la educación y la vestimenta. Asimismo, necesitamos un lugar donde vivir, y algo que llevarnos a la boca. Esto que hemos mencionado son considerados bienes básicos, y carecer de ellos puede impedirnos ser felices porque tenemos otras prioridades.

Sin embargo, pasada esa barrera (con un cierto margen, está claro), cuando llegamos a bienes de consumo que pueden ser prescindibles sin causar un perjuicio grave… ¿se es menos feliz porque se tenga menos? ¿tendrá la felicidad una relación directamente proporcional al dinero? ¿Existirá gente megafeliz, ya que son multimillonarios? ¿Porque pueden ir aquí y allá, porque pueden comprar esto o aquello, porque se pueden permitir tal o cual lujo? Pues no, la felicidad no está ahí, hay gente pobre que es muy feliz, y gente rica que son extremadamente infelices, así que te recomendamos que dejes de buscar tu felicidad en esa montaña de oro al final del camino.

Las razones que esgrimimos para esta afirmación están basadas en los estudios psicológicos sobre la felicidad. En lo que se refiere al dinero, existe una rápida adaptación del nivel de vida, y cosas que cuando no tenemos dinero pueden parecer grandes fuentes de felicidad, una vez las tienes y experimentas no te aportan más felicidad que un soplo de brisa marina una tarde de verano. Esta adaptación es tremendamente veloz, de modo que si hoy nos tocaran 30 millones de euros, quizás el año que viene seríamos más infelices que hoy mismo, ahogados por los problemas que nos crea gestionar esa cantidad de dinero (o cualquier otros). Nuestro consejo: si te tocan esos 30 millones, adáptate poco a poco, es decir, haz como si hoy te tocaran 10000, dentro de tres meses 20000, y así ves disfrutando de pequeñas cosas que vas obteniendo con ese dinero. La gestión de nuestro capital están muy relacionada con la adaptación.

Además, la percepción de felicidad en lo que se refiere al dinero es muy curiosa: siempre nos comparamos con gente de nuestro mismo nivel económico o gente que está por encima, y por lo tanto nos sentimos inferiores, al no poder hacer/tener esto o lo otro. Es curioso cómo no nos comparamos con algún país en el que la gente se despierta preguntándose qué van a comer, y estamos agobiados porque no podemos conseguir el último smartphone. Además, cuanto más tienes, más quieres, y se ha demostrado que pensar con demasiada frecuencia en el dinero empeora el disfrute de tus días. Hay que meditar los sacrificios que uno hace para obtener cada vez más dinero.

Si todo esto no fuera suficiente argumento, resulta que la felicidad depende de otros muchísimos factores, tales como el amor, las metas personales, los sueños, el tiempo libre, la familia, la amistad, nuestra personalidad, posibles enfrentamientos o rivalidades, la sed de poder, adicciones, y un largo etcétera. Hay estudios comparados sobre personas con creencias o sin creencias religiosas, sobre edades, sobre sexo… pero lo que al final cuenta es cómo decidamos vivir, si tenemos nuestras necesidades cubiertas:

“Puedes elegir ser feliz, o puedes elegir ser infeliz, la vida va a seguir su curso y será mejor que la disfrutes porque ni todo el dinero del mundo podrá parar tu reloj”.

 

(Visited 4.945 times, 25 visits today)

5 comentarios sobre “El dinero no da la felicidad

  • el 17/02/2012 a las 4:56 pm
    Permalink

    Un tema muy crirtoveosnal, pero necesario para que nos lleve a reflexionar. Ojala que el verde de la naturaleza tuviera mayor peso que el del dolar.

    Respuesta
  • el 09/01/2014 a las 11:47 pm
    Permalink

    La verdad q esto es muy impactante y más si uno es joven.
    Les cuento el día d ayer 9 cumplí un año con mi novia y no tube para ni un Rosa, ella pensaba que íbamos a festejar nuestro Aniversario como lo celebran sus amigas con grands carteles, Ramos de flores, serenatas, o ir a comer pizza, a un restaurante o ir al cine; La verdad q no sucedió nada d eso y la verdad q en Facebook vivimos subiendo fotos juntos, etc.
    Les cuento q ni un collage por todo el año junto
    Les doy a entender q si yo tuviera el factor DINERO seguro q ella lo ubiese pasado de maravilla lamentablemente aora ella actúa d una manera como que ya no le importa nada todo Por Que
    Por no tener ni un puto EURO€ para una rosa.
    En parte me doi cuenta q si no hay dinero no puedes brindar algo de felicidad

    Respuesta
  • el 02/02/2014 a las 5:18 pm
    Permalink

    yo creo que eel dinero si da la felicidad, en estos tiempos no conozco a ningun rico infeliz…si lo tienen todo porfavor
    y no vengais con el cuento de que hay pobres felices porque es una mentira enorme, donde se ve a un pobre feliz? como se paga su casa , estudios y se alimenta? a base de felicidad?

    que pasa que si eres rico automaticamente no puedes ser feliz? tengo amigos de padres adinerados y tienen todo , coche pagado, estudios pagados, universidad asegurada.
    y yo que estoy en una familia media baja, tenemos muchos gastos.

    que el dinero no da la felicidad? pero que mundo de ignorancia es este?
    que pasa si quiero ir a los karts o al cine necesito dinero, y esta demostrado que los más infelices son los pobres, agobiados por recibos y facturas.
    Como invito a mi novia? dandole cosas mias? que pasa no puedo comprarle una rosa o invitarla a cenar?

    quien dice estas cosas siempre son los que tienen dinero, xk a dia de hoy no he visto ningun pobre feliz

    Respuesta
  • el 18/09/2015 a las 9:07 am
    Permalink

    Con dinero se compra la Cama,
    Pero no el Sueño,

    Con dinero se compra el Sexo,
    pero no el Amor,

    Con dinero se compra el Lujo,
    pero no la Belleza,

    Con dinero se compra un Esclavo,
    pero no un Amigo,

    Con dinero se compra una Prostituta,
    pero no una Esposa,

    Con dinero se compra una Casa,
    pero no un hogar,

    Con dinero se compran Medicinas,
    pero no la Salud,

    Con dinero se compran Diplomas,
    pero no la Cultura,

    Con dinero se compran Libros,
    pero no la Intelegencia,

    Con dinero se compran Escuelas,
    pero no la Educación,

    Con dinero se compran Tranquilizantes,
    pero no la Paz,

    Con dinero se compra una Tumba en el Cementerio,
    pero no el Cielo,

    Preocupate primero por las cosas
    de DIOS……………….
    No siempre te dará todo lo que
    pidas pero siempre te dará todo lo que necesites.

    Respuesta
  • el 21/10/2016 a las 1:53 pm
    Permalink

    comparto lo de “preocupate por las cosas de dios”

    y establece prioridades en tu vida.. y vas a ver que eso te trae la felicidad que realmente buscamos …………y no la felicidad del dinero…..

    PRIORIDADES
    (ASPECTOS)
    I.- ESPIRITUAL( practica la fe, oracion, esperanza, humildad)
    II.-FAMILIAR
    III.-FISICO
    IV.-ECONOMICO.

    si practicas estos aspectos como deben de ser ……te aseguro que tendras felicidad……

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*