Dime con quien andas…

Creative Commons License photo credit: zedvoxTodos conocemos el dicho popular <<Dime con quien andas, y te diré quién eres>> en referencia a que se nos suele juzgar por las compañías que buscamos. En este artículo vamos a hablarte de algo muy importante para tí: las personas a tu alrededor. En la pareja, en tu círculo de amistades, en el trabajo, etc, tienes personas que influyen directamente en tu vida. El cómo y cuanto influyen esas personas dependerá de tí, y te ofrecemos algunos consejos para reflexionar sobre ello. Vamos a ser un tanto duros, pensamos que es importante para tu vida, así que prepárate para un artículo que puede cambiar muchas cosas.

Más que consejos, utilicemos un consejo en singular: Sé selectivo. Siempre que te sea posible, decide qué personas conformarán tu entorno. Cuando no sea posible, puedes decidir qué tipo de relación vas a tener con esa persona. Aleja a las personas que te hagan sentir mal, a las personas depresivas, a las negativas, a las que absorben tu tiempo, a las que te exigen, a las que te cohiben, a las que te limitan o tratan de manipularte. Mantén a tu lado y busca a personas que te motiven, te aprecien, te aporten, te apoyen, sean positivas y alegres, y a quien nosotros también podamos apoyar, motivar y aportar. A priori, puede parecer difícil, pero haciéndolo limpiaremos nuestro entorno de personas que nos perjudican haciéndonos cambiar hacia ánimos negativos o simplemente perder el tiempo.

Una vez tengas claro que eso es lo que tienes que hacer, viene nuestro segundo consejo: sé cuidadoso. Estamos hablando de alejar a personas que no son positivas en nuestras vidas y acercar a las que sí lo son, pero no se trata de mostrar desprecio, pues no somos mejores ni peores, simplemente diferentes. Naturalmente estamos en nuestro derecho de decidir qué personas ocupan nuestro tiempo y pensamientos en la vida, pero no actuemos de jueces ni verdugos. También tenemos que valorar a las personas en su conjunto, y no sólo por un aspecto de las mismas (un amigo gruñón siempre será un gruñón, pero le queremos por otros aspectos de su personalidad).

Antes de tomar decisiones sobre las personas, comunícate con ellas y evalúa sur reacciones. Si una persona hace siempre comentarios negativos sobre tí, pregúntale el porqué de ese comportamiento, si alguien te da una mala contestación, averigüa qué puede pasar. No olvides averigüar si esa persona está en un mal momento personal que puede influir en vuestra relación y quizás puedas ayudarla a ser esa persona positiva que quieres a tu lado. Si es importante para tí, háblalo e intenta solucionarlo.

Por último, sé firme en tus decisiones. No des infinitas oportunidades a la espera de que las personas cambien o se den cuenta de algo. Las personas pueden cambiar, pero si ya has intentado hablarlo y ayudar a esa persona y no ha funcionado, tienen que encontrar su camino y nada puedes hacer (mándales un enlace a esta página, quizás les ayude). Manten un oído cerca por si la persona está dispuesta al cambio, pero los pies lejos de su mala influencia.

Esto es todo de momento, ¿algo que decir? ¡Te esperamos en los comentarios!

(Visited 550 times, 4 visits today)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *