Cómo mejorar la autoestima (1):¡quiérete! consejos para mejorar la autoestima.

<<Y si no me aprecio yo misma(o) por lo que soy y por quien soy ¿quién lo hará?>>

La autoestima y tú. Hoy vamos a hablar un poco de algunas formas para mejorar la autoestima, estudiando primero qué es la autoestima y viendo algunas estrategias para trabajar en ella. El objetivo de este artículo sobre la autoestima podría definirse en cuatro palabras: estar bien consigo mismo.

¿Qué es la autoestima?   La autoestima es una valoración que hacemos sobre nosotros mismos basándonos en nuestra experiencia y percepción de lo que hemos vivido. Podríamos hablar de “etiquetas” que nos ponemos nosotros mismos ante muchas situaciones, nuestro pequeño diálogo interior de críticas y halagos hacia nosotros mismos. Conocerse, valorarse y tener una autoestima equilibrada es muy importante, ya que  nadie nos influye más que nosotros mismos, en accciones, pensamientos y emociones.

Nuestra autoestima se ha ido desarrollando con nosotros a lo largo de nuestra vida, forma parte de nuestra personalidad, se ha nutrido de nuestro entorno, de los comentarios de los demás, de las situaciones y momentos que hemos vivido, de las opiniones de la gente a la que queremos, de nuestros impulsos y sus resultados, de decisiones pasadas y en general de cualquier experiencia en nuestra vida.

Puede haber múltiples causas para tener problemas de autoestima, y en ocasiones es difícil identificarlas: personas que valoramos y nos infravaloran, autocríticas, una voz interior negativa, la pérdida de algo que queremos, un fracaso con un trabajo/pareja/estudios, repetición de nuestro propio discurso cuando se dan circunstancias negativas, reforzando esa baja autoestima y haciéndonos más difícil seguir adelante con alegría.

Aquí os mostramos una lista de consejos para leer, reflexionar y aplicar a nuestra propia personalidad para mejorar nuestra autoestima. Léelos con calma y aplícatelos como una buena crema, poquito a poco y disfrutando tanto de utilizarla como de sus efectos:

  1. Comienza con una visión realista: trata de verte desde fuera un día entero e imagínate en un montón de situaciones. Piensa que eres otra persona, que estás viendo una película, y analiza tus puntos fuertes y tus puntos débiles. Piensa en diversas situaciones y en cómo has actuado, ¿eres una persona tímida? ¿impulsiva? ¿agresiva? ¿sensible? ¿perfeccionista? ¿hostil? ¿amistosa? Escribe las cosas que te gustan y las que no te gustan, las que crees que son tus puntos débiles y tus puntos fuertes. A veces tenemos cualidades que no vemos hasta que nos miramos en esa película.
  2. Acéptate a tí mismo: es importante sentirnos queridos, valorados y aceptados por los demás, ¿cuánto más importante será que hagamos eso por nosotros mismos? En ocasiones buscamos la aceptación de los demás sin tener auto-aceptación. Tienes que quererte, quiérete mucho y acéptate como eres. Confía en tí mismo, cada persona es un mundo de posibilidades. Si hay algo que quieres cambiar, puedes trabajar en ello, pero no te odies porque te lleve tiempo o te cueste un esfuerzo. Perdónate esas cosas que te hacen sentir mal, e intenta cada día ser un poco mejor.
  3. Analízate en cada contexto, y evita generalizar: que no hables tanto en un grupo de desconocidos no significa que seas una persona inhibida, quizás sencillamente te gusta más hablar con amigos (hazlos tus amigos), o si juegas mal al fútbol no significa que seas mal deportista, quizás seas un estupendo baloncestista. No lleves una circunstancia concreta a crear una norma.
  4. Evita usar términos absolutos para definirte: siempre/nunca, todo/nada, tienen que desaparecer de tu vocabulario, mira el punto anterior y verás que lo que es válido en una situación en un momento concreto no tiene por qué condicionarte para otros momentos con otras personas.
  5. La perfección no existe: no busques la perfección absoluta, tan sólo llega a compromisos contigo mismo en los que te sientas satisfecho.
  6. Errar es de humanos: si te equivocas alguna vez, no te tortures, analiza el porqué crees que te has equivocado, si puedes hacerlo mejor la próxima vez y mira para el futuro. Eso no significa que seas condescendiente, sino que te perdones apuntando lo que ha pasado para que no vuelva a sucederte.
  7. Transforma tu diálogo interior negativo en positivo: escúchate atentamente, si te descubres en algún momento del día pensando o diciéndote a tí mismo algo negativo (esto no va a funcionar, siempre estoy así, no puedo hacerlo),  mándate a callar, tómate algo de tiempo y reformula esa frase en forma positiva, piensa cómo has llegado a ese pensamiento o situación negativa y qué vas a hacer para que la próxima vez salga mejor. Crea una nueva voz interior cargada de optimismo.
  8. Pon algo nuevo en tu vida: conocer gente nueva, hacer cosas nuevas, te darán más ideas sobre opiniones, más situaciones en las que aplicar tu nuevo optimismo, y además podrás descubrir nuevas facetas de tu personalidad que seguro que te gustarán.
  9. No te compares: cada persona vive sus circunstancias, no eres mejor ni peor que nadie, somos todos humanos viviendo en un mundo inmenso, así que, ¿por qué compararte con nadie? Compite sólo contigo mismo, compárate con tu yo anterior y trata de ser mejor persona cada día. Si te vas a comparar, hazlo de verdad: échale un vistazo a nuestra página el sitio del hambre, para que te des cuenta de que en el fondo somos más que afortunados de estar compartiendo este rinconcito en internet.

Esto es todo de momento, en el próximo artículo sobre autoestima, escribiremos algunas estrategias para mejorar la autoestima. Recuerda que si tienes cualquier duda puedes contactar con nosotros en el consultorio y que puedes compartir tus experiencias en los comentarios.

 

(Visited 600 times, 3 visits today)

4 comentarios sobre “Cómo mejorar la autoestima (1):¡quiérete! consejos para mejorar la autoestima.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*